El teflón, en el punto de mira

Todos los días comemos productos más o menos saludables que han pasado antes por la sartén. Es algo cotidiano y por lo tanto prioritario para este blog, centrado en analizar las cosas más comunes del día a día, siempre viendo qué nos esconden.

Teflon

Hoy vamos a analizar el teflón, ese material que poseen la mayoría de sartenes que nuestras madres guardan en un armario de la cocina y a las cuáles nunca les hemos puesto mala cara. El teflón (o como se empeñan en llamarlo los científicos, el politetrafluoroetileno) es un material que tiene la bondad de que los alimentos no se suelen pegar, o al menos eso es lo que ocurre al principio de tener la sartén. Sin embargo, tiene varias partes negativas, la mayoría causadas por un componente llamado ácido perfluoroctánico o C8 y que nos afectan a los consumidores y que ya os adelanto que no os van a gustar. Estas son algunas de las razones por las cuales el teflón es perjudicial para nuestra salud y que justifican que a partir del 2015 ya no se pueda vender:

  • La primera de ellas es que el teflón va soltándose de la sartén y acaba en pequeñas dosis en nuestros platos y consecuentemente en nuestra sangre. Según las principales empresas encargadas de comercializar este tipo de material (que reconocen que todos tenemos teflón en nuestra sangre), no es perjudicial. A mí personalmente no me agrada tener cada día tener más teflón en mi organismo, ¿qué queréis que os diga?
  • El C8 está clasificado por la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos como posible cancerígeno.
  • Algunas aves que han estado cerca de este tipo de sartenes y han inhalado los gases que produce el teflón al calentarlo a altas temperaturas (superiores a 230º) han muerto debido a que sus pequeños pulmones no han aguantado. En humanos esto sería imposible, pero quién sabe con el paso del tiempo si puede llegar a asfixiar nuestros pulmones…
  • Puede provocar problemas en los embarazos si hay exposición en altas cantidades, llegando a producir malformaciones o problemas de crecimiento en la criatura.
  • En altas cantidades también puede llegar a producir cáncer de próstata y puede contribuir a desarrollar tumores en determinados órganos.

A pesar de estos efectos adversos, la realidad nos recuerda que no hay motivos para crear alarma social. El teflón no tiene grandes peligros para el usuario de a pie, es decir para el cocinero, aunque sí que es verdad que los estudios científicos pueden revelar en años próximos nuevos efectos nocivos para la salud de las personas a largo plazo. No debemos olvidar que hasta hace pocos años las sartenes que se empleaban eran de metal o de otros materiales y el teflón es relativamente nuevo, quién sabe si con el tiempo se acabará relacionando a este polímero con según qué enfermedades o patologías. De momento ponemos los pies en la tierra y damos alternativas al teflón, como por ejemplo las sartenes de cerámica, que son un excelente material anti-adherente que puede sustituirnos sin problema a las tradicionales sartenes de teflón y que parten desde los 30€ aproximadamente hasta alcanzar los 70, probablemente nuestra salud lo merezca.

Adjuntamos un documental de la ABC que habla sobre este tema:

Fuente: dietametabolica.es, Wikipedia

Más info: mis-recetas.org

Anuncios

Una respuesta a “El teflón, en el punto de mira

  1. Pingback: Nace ENVENENA2 | Envenena2·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s